Este martes por la tarde, la policía tresarroyense logró recuperar las armas y las municiones faltantes en el robo que se llevó a cabo en las instalaciones del Centro de Reentrenamiento y tras tres allanamientos en simultaneo fue detenido un sospechoso vinculado al hecho.

Se trata de Juan Sebastián Galván, de 25 años, con antecedentes penales, cuya huella digital apareció en una de las armas que había sido abandonada, después del hecho, en un terreno baldío lindero al predio de Lamadrid al 1900 donde se perpetró el robo.

Parte de las armas recuperadas tras el robo en el centro de Reentrenamientopolicía

La Doctora Fabiana Brandolín del Juzgado de Garantías libró las ordenes de allanamiento solicitadas por el fiscal Gabriel Lopazzo a cargo de la investigación.

Con la orden de allanamiento la policía se dirigió a un domicilio ubicado en avenida San Martín 2030, lugar de residencia de Galván, donde en un terreno lindero se hallaron, dentro de una bolsa de nylon color negra, las armas que aún no habián sido recuperadas: una escopeta 12/70, una ametralladora FMK3 y respectivo cargador, 250 cartuchos calibre 9 mm, 2 cajas cartuchos antitumulto de 25 unidades y 3 sueltos, una caja 25 cartuchos SG y una balanza digital.

Galván no fue hallado en el domicilio pero la policía aprehendió a tres personas que agredieron al personal policial que acudió al lugar, una mujer identificada como Daiana Belén Sacco, de 31 años, una menor de 16 y a un hombre identificado como Cristian Ramos de 18 años, con antecedentes penales de quien se sospecha que también tuvo vinculación con el robo.

Por su parte, Galván fue arrestado posteriormente por otro grupo policial, cuando se desplazaba por la calle Gomila en un Peugeot 206.

El robo en el Centro de Reentrenamiento

El hecho ocurrió el lunes por la madrugada en las instalaciones del Centro de reentrenamiento que la policía dispone en Lamadrid al 1900, cuando sujetos desconocidos, tras violentar una ventana ingresaron al lugar y se alzaron con varias armas, municiones y distintos elementos de trabajo..

Tras huir del lugar fueron escondiendo en las inmediaciones parte del botín, que fue hallado por la policía al comienzo de la investigación. El resto de las armas y municiones faltantes fueron encontrados luego los allanamientos, antes mencionados, dispuestos por la justicia.