Creer o reventar. En las últimas horas, una usuaria de Tandil envió a este medio un escalofriante video que muestra cómo una hamaca se mueve sola mientras las otras se mantienen estáticas en una plaza sola y desolada de la ciudad.

A través de las redes sociales de Vía Tandil, una joven de Tandil contó un relato que, si bien a simple vista sonaba cotidiano y común, tenía un detalle perturbador: durante una de sus caminatas diarias por la ciudad, observó un dato curioso y un poco raro: en una plaza desolada, sin niños divirtiéndose y cubierta del frío polar que azota a la ciudad, una hamaca iba de un lado a otro como si tuviese vida propia, mientras las otras dos permanecían estáticas y en sus lugares, quietas.

“Iba caminando después de dar la vuelta al dique después de trabajar y en la Plaza de los Pájaros me encontré con esa secuencia: una sola de las hamacas estaba en movimiento, y nadie se había levantado o había estado jugando”, confesó sin temor la joven de Tandil, aunque con el correr de las horas comenzaron a aparecer interrogantes y miedos que, al momento de filmar, no estaban.

Este hecho misterioso y extraño ocurrió en la intersección de las calles Lobería y Pasaje Vázquez, que se encuentra en cercanías del Tiro Federal y también de muchas instituciones deportivas y educativas que suelen frecuentar el lugar para divertirse y pasar un buen rato al aire libre.