El uniformado era el celador de turno en la Comisaría 45. Ahora deberá recibir asistencia psicológica. 


Dos policías de Santiago del Estero fueron partícipes de un lamentable episodio en la Comisaría 45 el domingo a la madrugada. Uno de los uniformados, que estaba como celador, se quedó dormido y cuando lo despertaron amenazó con su arma reglamentaria. 

Según detalla El Liberal, el episodio se produjo cerca de las 4 de la madrugada del domingo, luego de que el Comisario Mayor Longo se hiciera presente en la Comisaría en cuestión para supervisar a los oficiales. 

En la inspección, Longo se habría encontrado con el celador de turno dormido, y a pesar de que intentó despertarlo en dos oportunidades este no respondió por lo que ordenó al oficial ayudante que lo relevara y le dijera que sería sancionado. 

El uniformado hizo lo que pidió el Comisario Mayor pero la respuesta de su compañero no fue la esperada: el celador sacó su arma reglamentaria, lo agarró del cuello y lo apuntó en la cabeza. 

Que sea la última vez que me hablas, yo no te jodo a vos, el supervisor general nunca me habló”, le habría dicho el policía a su compañero. Este tenso momento habría sido presenciado por otro agente que no supo como intervenir. 

Luego de varios intentos de soltarse, el oficial ayudante logró soltarse y pedir ayuda a las autoridades policiales. Ante esta situación se presentó el superior de turno, subcomisario Bondi junto a Longo.

Estos ordenaron que se le secuestre el arma al celador y que sea trasladado a la base de la Departamental Zona Sur. Pese a la situación vivida, la denuncia no fue radicada por el policía atacado por lo que los superiores intervinieron y como indica el protocolo se derivó al agresor para que reciba asistencia psicológica.






Comentarios