Desde fines de abril, los encuentros sociales y familiares habían sido suspendidos en La Pampa a raíz de la delicada situación sanitaria devenida del aumento de contagios en el contexto de la segunda ola de coronavirus, con la excepción que se hizo solo para el domingo 20 de junio, en el que se festejó el Día del Padre.

Transcurridos algo mas de tres meses de aquella suspensión, el Gobierno provincial volvió a permitirlos, pero solo para los días sábados, domingos y feriados, entre las 7 y las 23 horas, con un máximo de 10 personas.

Una vez mas, las autoridades instan a actuar con compromiso, solidaridad y responsabilidad social, respetando las formas, condiciones y modalidades aconsejadas, que incluyen continuar utilizando el cubrebocas.

También recomiendan que las reuniones se lleven a cabo en lugares abiertos, y en caso de realización en lugares cerrados, que cuenten con suficiente ventilación y aireación naturales.

Del mismo modo, se recomendó no compartir el mate o infusiones, utensilios ni vajillas y, dentro de lo posible, conservar el distanciamiento aconsejado contando con elementos para higiene frecuente de manos como el lavado con agua y jabón o alcohol al 70% diluido o en gel.