Una increíble historia de partos en ambulancia tiene como protagonista a Yamila Giménez, una vecina de la localidad pampeana de Puelches, que por tercera vez tuvo que ser derivada en un transporte sanitario para tener a su bebé pero la naturaleza aceleró los tiempos y el alumbramiento se dio en el trayecto.

Para conseguir este milagro recurrente, en esta ocasión contó con la valiosísima colaboración de Yésica Suárez, la enfermera que la acompañaba, y de Miguel Ottone, el chofer de la ambulancia, que asumieron entre ambos la responsabilidad e hicieron un trabajo excelente.

La novedad fue relatada por los protagonistas a La Arena, y se inició porque, de casualidad, la médica de Puelches, lugar donde reside Giménez, se encontraba de licencia, por lo cual y ante la inminencia del parto, iniciaron el traslado de esta madre al hospital de la localidad de General Acha.

El chofer, que vive en Casa de Piedra, contó que consiguió el trabajo hace poco. "Estaba buscando trabajo y me salió esto de Salud y agarré. Soy franquero, cubro donde me manden, así que fue una casualidad que me tocara a mí esta hermosa experiencia", dijo.

"La chica se descompuso a la tarde, y a eso de las 21:30, Yésica me dijo que teníamos que llevarla al Hospital de General Acha, que está a 170 kilómetros. Así que salimos con cuidado porque el camino está malo. A unos 20 kilómetros del cruce de El Carancho, me dijo: Miguel, estacioná en la banquina, no llegamos", describió Ottone la situación.

"Me pidió que le ayude y me preparé. En los cursos que hice en Salud nos enseñan algunas cosas, pero una cosa es la teoría y otro es estar ahí. Toda mi experiencia fue ver nacer a mi hija, de 9 años, pero esto es otra cosa", puntualizó.

Por su parte, la enfermera relató que "a esta chica la habíamos llevado a General Acha hace unos días para hacerle un control. El médico nos dijo que todavía faltaba. Pero ayer a la tarde (por el miércoles) nos llamó de que estaba sintiendo contracciones y después me llamó diciendo que, por experiencia, porque era madre de dos niños, se estaba adelantando el parto".

Contó además que "en un momento ella me dijo que no daba más, así que le dije a Miguel que parara y que me ayudara. Realmente fue un momento para el que estudiás, pero era mi primer parto sola. Se te viene a la cabeza toda la teoría. Incluso, por este tema, había hablado con la doctora antes que se fuera y me sirvió muchísimo, pero otra es la práctica. Además, la mamá fue una genia, se las bancó como una madraza", explicó Suárez.

La trabajadora de la salud, recibida de enfermera en febrero de 2019 y contratada en Puelches hace tres meses, agregó que "a Miguelito le pedí que me ayudara con los primeros auxilios, estuvo bárbaro. Gracias a Dios todo anduvo bien, nos ayudó mucho que Yamila no era primeriza. Cuando llegamos a General Acha, el doctor nos felicitó, nos dijo que habíamos hecho un excelente trabajo".

Ottone describió el momento vivido en medio de la ruta y de la oscuridad de la noche: "cuando la bebé nació e hicimos todo lo que teníamos que hacer, y vimos que tanto la mamá con la nena estaban bien, nos miramos entre todos y nos largamos a llorar", dijo emocionado.

Lo mismo que sintió la enfermera, "fue una tremenda experiencia, algo que te alimenta el alma. Estábamos ahí en medio de la nada, donde no andaba un alma, sin señal, y sabíamos que habíamos corrido riesgos, pero que habíamos cumplido. Como madre que soy (tiene un niño de 7 años), traer al mundo a una bebé es una bendición, más en medio de esta situación de pandemia donde pasan tantas cosas feas. Te cuento que nos lloramos todo", confesó.

Sobre el final, ambos relataron que el médico del Hospital se mostró muy contento por el estado de la bebé, que se llama Vela, que había llegado en perfecto estado de temperatura y que el corte del cordón estaba en el lugar justo, ni largo ni corto.

Cuando todo pasó, la madre, ante la incredulidad del chofer y la enfermera, "nos contó que era su tercer experiencia de parir en una ambulancia. Cuando nació el primero de los chicos nos dijo que estaba internada en General Acha y al comenzar con trabajo de parto la derivaron a Santa Rosa, y pasando el Canal 3 lo tuvo. Cuando esperaba el segundo, también internada en Acha, en cuanto tuvo los síntomas la mandaron para Santa Rosa, y tuvo el niño entrando al Hospital Lucio Molas. Y ahora también tuvo a su bebé en nuestra ambulancia", concluyó sonriente Ottone.