Se escondieron en un campo de la zona de Quehué que luego fue allanado.


Dos cazadores furtivos que circulaban en un Renault Clío azul de manera sospechosa fueron vistos por una patrulla rural de la policía que transitaba de modo preventivo por los caminos vecinales de la zona de Quehué y, al serles requerida la documentación reglamentaria, se dieron a la fuga.

El personal policial de la Comisaría Departamental de General Acha de la Unidad Regional III de La Pampa, a cargo de Rubén Darío Baz, y el encargado de la Subcomisaría de Quehué, Matías José Bisio, le dieron intervención a la Fiscalía local, que autorizó a realizar un allanamiento al predio rural en el que los cazadores se escondieron.

Como consecuencia, se secuestraron dos mochilas, una campera camuflada, un pantalón, cuatro reflectores, dos binoculares con estuche, una riñonera, una gorra camuflada, dos linternas, una chaira, siete cuchillos de caza, tres sierras con hoja tipo carnicera, cuatro ganchos tipo carniceros, dos celulares, una carabina calibre 22 semiautomática, una mira con estuche, una caja de municiones calibre 22 con 50 cartuchos, un fusil calibre 306, un porta municiones con diez cartuchos calibre 306, diez vainas del mismo calibre, una billetera conteniendo un total de 8.480 pesos y un sobre de madera con 5.000 pesos.

En la requisa personal se secuestraron también 1.020 pesos, el vehículo en el que se movilizaban, restos cárnicos de animales silvestres y un ñandú sin vida, información que se dió a conocer en un comunicado oficial del Gobierno de La Pampa.

Los cazadores fueron notificados por caza furtiva, tenencia ilegal de armas de fuego y resistencia a la autoridad, dando intervención por medio de la cadena de custodia a la Fiscalía interviniente.




Comentarios