Las escuelas de nivel secundario no son las únicas que están en revisión en medio de la crisis sanitaria. El Gobierno de Santa Fe proyectó siete “jardines de infantes de la pospandemia”, como denominan las obras que representan un cambio conceptual a raíz de la propagación del coronavirus.

La construcción de los nuevos edificios se puso en marcha con la mira puesta en garantizar la iluminación natural y la ventilación natural cruzada. También se pensó un sistema de ventilación forzada como parte de las medidas para prevenir el contagio de COVID-19.

//Mirá también: Cómo será la “escuela de la pospandemia” que se construirá cerca de Rosario

Desde el Ministerio de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat de la provincia destacaron que una de las premisas fundamentales es crear ambientes de aprendizaje “flexibles”. En cada edificio habrá cuatro aulas interconectadas con baño privado con disponibilidad para relacionarse entre sí o expandirse hacia espacios de uso común.

La secretaria de Obras Públicas de Santa Fe, Leticia Battaglia, destacó que cada lugar “puede integrarse o segregarse según las necesidades”. Así se abre la posibilidad de aprovechar sectores abiertos o semicubiertos, ya sea para promover “la socialización o el desarrollo de trabajo individual y en equipo”.

Siete obras y cuatro principios básicos

Los nuevos jardines que proyectó el Gobierno de Santa Fe funcionarán en Pérez, Fighiera, Casilda, Cañada de Gómez, Rafaela, Santa Rosa de Calchines y Tostado. En todos instalarán paneles solares fotovoltaicos. Esto incluso permitirá aportar a la red de distribución cuando haya un excedente de energía eléctrica.

Las autoridades a cargo de los proyectos señalaron que los establecimientos de la pospandemia se diseñaron en base a cuatro conceptos. Así aludieron al uso extensivo e intensivo del edificio, la flexibilidad funcional, ambientes saludables y construcción eficiente.

Battaglia destacó la posibilidad de duplicar las superficies destinadas a aprendizajes e incorporar espacios semicubiertos o al aire libre. Eso también aplica para actividades extracurriculares siguiendo la consigna de tener “mayor distancia social y menor densidad”.