Entre las promesas hechas antes de la consagración de Colón campeón, este fin de semana se destacó la de un hincha que sirvió vino en las cenizas de su abuelo. “Guárdenlo de recuerdo, él brindó conmigo”, les dijo a sus familiares cundo envió el video que se viralizó.

//Mirá también: Hincha de Colón sirvió vino en la urna con las cenizas del abuelo para festejar

Después de protagonizar una de las escenas más llamativas en torno a la definición de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol, Martín González fue a trabajar a su empresa y se dio cuenta de la repercusión que había tenido. “No te digo que soy serio, pero cuando entré, no me miraban de la misma forma”, admitió.

El santafesino que protagonizó la filmación tiene 43 años y se hizo hincha del Negro a los 5, justamente por su abuelo Helio Fernando. En 2005 compraron un vino tinto de edición limitada por el centenario del club y prometieron abrirlo cuando el equipo saliera campeón, pero el anciano falleció en 2016.

//Mirá también: La cábala del “Pulga” Rodríguez en la previa del primer título de Colón

El fanático de Colón se jactó de que era el “nieto favorito” y esa predilección era mutua. De hecho, vivieron juntos en sus últimos años. En una Nochebuena previa, se animó a preguntarle delante de la familia qué iban a hacer cuando muriera. “Yo me quiero quedar con el Martín”, replicó Fernando.

La urna, el festejo y el video

“Creí que nunca lo iba a ver campeón. Mi abuelo murió sin verlo”, explicó Martín sobre la decisión que tomó cuando fue a buscar el taladro al taller que tiene al lado de su casa. Así tuvo que romper la urna y sellarla de nuevo para conservar las cenizas que guarda desde hace 5 años.

Después del brindis, el hincha de Colón compartió las imágenes en el grupo de Whatsapp de la familia. “Se lo mandé a sus hijas -mi mamá y mi tía para que no las tomara de sorpresa”, comentó. Sin embargo, asegura que todavía nadie confesó quién reenvió el video que luego se volvió viral.

“Lo que tomé, me lo tomé el viernes”, bromeó el empresario en diálogo con Futurock a la hora de repasar cómo terminó la velada en su casa. Así se mostró feliz al margen de las críticas hacia quienes salieron a festejar y violaron las restricciones sanitarias por la pandemia de coronavirus.

Martín opinó que “las cenizas no son tabú, es lo que quedó”. A la hora de analizar lo que hizo, recordó que ya no tenía forma de compartir el festejo como había prometido y consideró que fue una forma de decir: “El abuelo está acá”.