Un nuevo dolor de cabeza se sumó en la primera fecha de la Copa de la Liga Profesional. Mientras aún no se sabe qué pasará con River-Banfield, en Santa Fe estalló la bomba este sábado por la mañana: la policía había suspendido de modo indeclinable el duelo entre Unión y Arsenal, a disputarse mañana, pero desde la Liga intervinieron y lograron destrabarlo.

Por el incumplimiento de un decreto que regula los servicios de la fuerzas de seguridad adicional, dijo el Ministerio de Seguridad de Santa Fe, no autorizar el encuentro. La situación fue insólita, porque la diferencia era del pago de 12 efectivos policiales. El Ministerio exigía 24 y el Tatengue quería 12. Con 24 se desarrollaron tanto los amistosos como el partido durante la semana ante Emelec, en el mismo escenario, por Copa Sudamericana.

Los dirigentes de la Liga Profesional intervinieron en el asunto y finalmente alrededor de las 16 quedó confirmado el encuentro. Este tire y afloje entre el Ministerio y Unión tiene un trasfondo. Cuestión económicas, caprichos, tensiones de relaciones personales e internas entre las partes forman el rompecabezas. De hecho desde Seguridad se había enviado una extensa carta dirigida directamente a Luis Spahn, presidente del Tatengue.

“Por medio de la presente me dirijo al Ud a los fines de notificarle la cancelación del partido entre Unión de Santa Fe vs Arsenal Fútbol Club que debía disputarse este domingo 1º de noviembre, por incumplimiento del decreto 0049/2020 que regula los servicios de policía adicional. Esta decisión indeclinable, que será informada al club visitante, al Municipio de Santa Fe, a la secretaría Transporte, Policía de Seguridad Vial y a la AFA, sobreviene luego de reiteradas advertencias por parte del personal de Ministerio de Seguridad y de la Policía de la Provincia a propósito de empecinamiento por parte de la dirigencia a revisar antojadizamente los criterios de seguridad pública previstos para este encuentro”, inicia el texto.Y otra parte apunta directamente al Presidente: “No debe desconocer, Sr Spahn, que una actitud de similar falta de razonabilidad llevó esta semana a un conflicto del Club con el área de Control y Convivencia de la Municipalidad de Santa Fe que, por ese motivo no proveyó los servicios de inspección y control el día del partido internacional de Conmebol (jueves pasado)”.

Al final, todo quedó en la nada y el encuentro se disputará este domingo a las 14, tal como estaba previsto.