Un hombre de 25 años fue condenado este miércoles a ocho años de prisión por abuso sexual gravemente ultrajante en perjuicio de su hija. La pena fue acordada en el marco de un procedimiento abreviado que se llevó a cabo en los Tribunales de Reconquista.

El fiscal Juan Sebastián Marichal, del Ministerio Público de la Acusación (MPA), confirmó la resolución de la causa pero identificó al joven por sus iniciales como E. M. B. a fin de preservar la identidad de la víctima.

Según informó el funcoinario judicial, el acusado "admitió su responsabilidad penal" como autor del delito antes mencionado junto con el de promoción a la corrupción de menores. Ambos fueron considerados con el agravante de la relación de parentesco y la edad de la niña, quien tenía menos de 13 años.

La condena fue homologada por la jueza Claudia Bressán en relación a hechos ocurridos durante el primer semestre del año pasado en Moussy, un pueblo ubicado casi 15 kilómetros al norte de la cabecera del departamento General Obligado.

Sobre los antecedentes, Marichal recordó que la nena era muy pequeña y solía ir los fines de semana a visitar la casa de su papá en una zona rural. Allí el imputado la "agredió sexualmente y la expuso a conductas aberrantes".

"El condenado se aprovechó de la confianza de la niña y traicionó el deber de cuidado que tiene todo padre", agregó el fiscal. En cuanto al inicio de la causa, detalló que en primer momento hubo algunos familiares con los que la pequeña pudo hablar para contar lo que había pasado.

Por iniciativa de su madre, la víctima fue entrevistada por una psicóloga que detectó indicios de que había sido víctima de abuso sexual y recomendó realizar la denuncia que dio origen a la investigación.

Por su parte, la defensa de E.M.B. manifestó su conformidad con la calificación de los hechos endilgados, la pena resuelta y el procedimiento abreviado elegido para llevar adelante el juicio, en tanto que la mamá de la niña "también expresó su acuerdo".