Tras el cimbronazo que generó el pedido de licencia del jefe de la Policía de Santa Fe, Víctor Sarnaglia y la confirmación por parte del Ministerio Público de la Acusación (MPA) de que el funcionario sabía de una citación a declaratoria antes de pedir la baja temporal, ahora desde el Ejecutivo provincial aseguran que una vez vencido el plazo de ausencia y más allá de su situación ante la Justicia no lo dejarán regresar a su puesto.

La confirmación de que la licencia se transformará en desplazamiento definitivo llegó desde el Ministerio de Seguridad, cartera que comando Marcelo Sain con quien, según trascendidos, no existía un buen vínculo profesional. Vale recordar que Sarnaglia había sido convocada especialmente por el gobernador Perotti para hacerse cargo de la policía.

Lo cierto es que si bien el ahora ex jefe de la fuerza había dicho que hacía un paso al costado para darle lugar a la investigación que lo tenía en la mira por connivencia con el juego clandestino, el MPA indicó que antes de que se conozca su salida ya lo había citado en un trámite que se concretará este viernes.

Existe una alusión indirecta a Sarnaglia en documentación que se le secuestró a Leonardo Peiti, el empresario arrepentido que con su testimonio complicó al jefe de los fiscales de Rosario, Patricio Serjal, y a su subalterno, Gustavo Ponce Asahad. En una lista que enumeraba los domicilios donde se realizaban las apuestas se mencionaba el pago de coima por cada una de las salas a un tal “Sarna”. Los investigadores ahora buscan el testimonio del jefe de policía para saber si es el apodo hace o no alusión a su persona. Por el momento en el expediente Sarnaglia no figura como sospechoso.