Los efectivos no lo dejan pasar pero tampoco le permiten volver. Duerme en un auto, come lo que llega por delivery y tiene que usar un baño en pésimas condiciones.


Un hombre de 62 años con diabetes está varado hace seis días en el límite entre las localidades santafesinas de Ceres y Selva. El remís que lo transportaba se averió y se demoró, lo que hizo que se le venciera el permiso de circulación. Ahora no lo dejan pasar.

Así lo relató Emanuel Herrera, el hijo de la víctima de este insólito episodio. “Mi papá quedó varado desde el viernes a las 20:30. Él tenia el permiso nacional con vencimiento por 24 horas. El remís que lo trasladaba tuvo un problema, y llegaron minutos después del permiso. Cuando lo escanearon en el control le notificaron que ya estaba vencido”, relató y consignó el sitio Ceres Ciudad.

Desde entonces, el hombre de 62 años y otras dos personas esperan una respuesta del comité de emergencia, que hasta ahora, no llegó. Mientras tanto debe dormir en un auto y comer lo que comida que envía un servicio de delivery hasta el puesto fronterizo. Los baños están en pésimas condiciones y le resulta casi imposible aunque sea darse una ducha.

El hijo contó que su padre vive en la pequeña localidad de Puerto Pozo, y buscaba llegar a Ceres para pasar allí el resto del aislamiento. “Yo tengo miedo que a mi papá le pase algo. Si puede pasar mejor, y si se tiene que volver también lo vamos a aceptar pero queremos una respuesta urgente”, sentenció.




Comentarios