A un mes del violento motín que derivó en la muerte de cinco internos en penal de Las Flores, Carlos Baldomir habló por primera vez sobre el episodio en el que varios medios porteños lo incluyeron entre las supuestas víctimas fatales. Condenado a 16 años y medio de prisión por abusar sexualmente de su hija, insistió en su inocencia y reveló que se enteró de la noticia falsa horas después por un guardiacárcel.

"Te tengo que sacar una foto porque las noticias dicen que vos estás muerto", le explicó el celador que lo fue a buscar a las 13, cuando ya se había diluido la violenta protesta iniciada en la víspera en la Unidad Penitenciaria 2 de Santa Fe. El excampeón mundial se negó en ese momento y creyó que bastaba con la desmentida del alcaida, pero una hora más tarde insistieron ante la gran repercusión que tenían los anuncios televisivos en Buenos Aires.

Sobre su reacción posterior, recordó: "Salgo enojado en ese video que me hicieron porque me doy cuenta lo mal que la había pasado mi familia". El "Tata" cree que lo confundieron con uno de los internos fallecidos al ver las primeras fotos que se filtraron después de la revuelta. Aunque los presos que se levantaron no consiguieron entrar al pabellón donde se encuentra junto a otros acusados por delitos contra la integridad sexual, admitió: "Sentimos un poco de miedo porque nosotros somos discriminados, no nos quieren; así que en ese momento la pasamos mal".

Según el exboxeador de 49 años, el grupo que comandaba el motín trató de ingresar al sector de la Alcaidía de Las Flores, pero desistió al toparse con un alambrado en el que suele haber "dos o tres policías apostados" para vigilar. "Yo pensaba en Laura (su esposa), en todos mis hijos, en mis hermanos y los pocos amigos que me quedaron", comentó en una entrevista con El Litoral al repasar la fake news que lo tuvo como protagonista.

A fines del año pasado, la Cámara de Apelaciones de Santa Fe ratificó la condena a Baldomir por abuso sexual con acceso carnal calificado pero redujo la pena de 18 años a 16 y medio. No obstante, él insiste en que es "inocente" y en que lo declararon culpable "sin pruebas físicas ni exámenes médicos, sólo con dichos".

"No quise firmar un abreviado de 5 años porque confiaba en la Justicia. Hoy llevo tres años y medio de cárcel. Ya hubiese estado afuera, pero fui a juicio para demostrar mi inocencia", manifestó el pugilista sobre las negociaciones previas al fallo de primera instancia.