Luego de la imputación contra su padrastro, la Justicia santafesina ordenó la interrupción del embarazo de una nena de 12 años a partir de la denuncia por violaciones que sacudió a un pueblo vecino a Vera. La intervención se llevó a cabo el último viernes cerca de la capital provincial y el sospechoso se encuentra actualmente bajo prisión preventiva.

"La niña tenía tanto miedo que recién en la tercera entrevista pudo contar lo que efectivamente había ocurrido", apuntó el fiscal Gustavo Latorre luego recibir las primeras actuaciones referidas a los hechos en La Gallareta. Así señaló que la víctima fue "amenazada constantemente" hasta que el Ministerio Público de la Acusación (MPA) tomó cartas en el asunto a partir de la intervención de un equipo de especialistas de la cabecera departamental.

La primera denuncia formal sobre abuso sexual fue radicada por una médica del hospital local. Al advertir que la pequeña estaba embarazada, la trasladaron a Vera y allí consultaron con el área de Investigación de Violencia de Género, Sexual y Familiar.

Luis Florencio Ojeda fue detenido el miércoles pasado y se presentó por videoconferencia a la audiencia imputativa por violar al menos en dos ocasiones a su hijastra. También se le atribuyó el delito de "abuso sexual simple agravado y reiterado en un número indeterminado de veces".

El juez Gustavo Gon aceptó la calificación propuesta por el fiscal y dictó prisión preventiva efectiva por seis meses. Mientras tanto, la niña fue derivada al Hospital Protomédico de Recreo para realizar el aborto. Según fuentes consultas por Infovera, se encontraba en la semana 17 de gestación.