El ministro de Gestión Pública volvió a cargar contra la administración anterior, y dijo que de ahora en más se priorizará "el camino de la austeridad".


El ministro de Gestión Pública, Rubén Michlig, volvió a cargar contra el socialismo, al acusarlo de haber mantenido un déficit durante 12 años que – a sus ojos- generó un gran problema de deuda flotante. “Es un momento de transitar por el camino de la austeridad, hay que buscar un punto en común entre todos”, indicó.

Los cruces entre el perottismo y el Frente Progresista por la deuda siguen, y ahora Michlig fue el que avivó las llamas. “Las dificultades económicas hoy se mantienen y ameritan que demos un ejemplo para paliar ésta situación”, sostuvo.

En cuanto al cronograma de pagos de la provincia adelantó que la aspiración es achicarlo, aunque lo circunscribió a lo que ocurra con el flujo de fondos que tenga el Gobierno de Santa Fe. “No hay fuentes de financiamiento alternativas. No tenemos herramientas como las leyes que necesitábamos que se aprueben en legislatura para tener otro flujo de fondos”, aseguró.

“El problema de santa Fe está en la deuda flotante que es importante, producto de los déficits consecutivos de los últimos 12 años”, sentenció el ministro.

Michlig se refirió también a la convocatoria a extraordinarias: “Ya está hecha, faltaría agregar los temas. Vamos a remitir los proyectos que serán distintos en cuanto al formato. Esperemos que en sesiones extraordinarias se aprueben las medidas necesarias para paliar la situación en la provincia de Santa Fe. Esta crisis atraviesa todos los sectores públicos”.




Comentarios