Una cosa es endeudar a la Provincia a tasas que hoy no son ventajosas para una obra pública, y otra cosa es para gastos corrientes", dijo el vocero del Gobierno provincial que ratificó la modalidad de pago.


Luego de la protesta de empleados estatales nucleados en ATE, Amsafé y Siprus contra el cronograma de pagos anunciado por la Provincia, el vocero del Gobierno, Leonardo Ricciardino, dio la postura oficial. “Este es el cronograma que podemos ofrecer sin tomar deuda”, dijo.

Ricciardino brindó una conferencia de prensa desde la Casa de Gobierno de la capital provincial, donde dijo que el cronograma de pagos para los trabajadores del Estado provincial se adoptó en función de la “decisión política de cortar con la toma de deuda para pagar salarios”.

“Una cosa es endeudar a la Provincia a tasas que hoy no son ventajosas para una obra pública, y otra cosa es para gastos corrientes. Por eso, este es el cronograma posible sin tomar deuda”, señaló y agregó que este no fue el primer mes con dificultades.

“Durante el gobierno anterior caía la recaudación, pero decidían tomar crédito a una tasa muy alta y después pagar en tiempo y forma los sueldos. Esto en algún momento se paga”, insistió y agregó: “Los intereses de esos créditos que se tomaron representan, por ejemplo, miles de raciones de un comedor escolar o de las colonias de vacaciones. No es que nadie paga eso. Eso se paga y, lamentablemente, muy caro”.

Ricciardino remarcó que “la idea es tomar la recaudación real que tiene la Provincia, cortar con el endeudamiento y empezar a pagar en tiempo y forma. Este primer mes se presenta esta dificultad, por eso se llevó adelante este cronograma. Además se agregó la dificultad de no contar con las partidas que contenía la emergencia. Estos son los problemas que generan el rechazo contundente a la ley de Emergencia”.

Por su parte, el ministro de gobierno, Esteban Borgonovo, aseguró que la situación de la provincia requiere en estos casos ser prudente. “El gobernador ha planteado la necesidad de no salir a tomar créditos al mercado con las tasas tan altas que se pagan y lo dice de una manera coloquial: ‘Lo que no hace una familia, tampoco debería hacerlo el gobierno’”.

“Iremos achicando el cronograma en la medida que el flujo de recursos lo permita pero hay que actuar en función de la realidad de los números. El gobierno provincial no está dispuesto a pagar las altas tasas de interés que rigen hoy en el mercado bancario”, dijo por su parte el ministro de Gestión Pública, Rubén Michlig.




Comentarios