En diciembre de 2017 el condenado mató a su ex mujer, a la hija de ésta y su pareja, a su ex suegra y a su ex cuñada.


Finalmente este viernes se firmó el juicio abreviado a través del cual el quíntuple femicida, Facundo Solís, fue condenado a prisión perpetua, por una acuerdo entre el acusado, la fiscalía y la familias de las víctimas que actuaron como querellantes en el proceso de juzgamiento del único responsable de las muerte que ocurrieron el 29 de diciembre de 2017.

La audiencia comenzó pasadas las 10 y se dio ante un tribunal pluripersonal conformado por Rodolfo Mingarini, José Luis García Troiano y Nicolás Falkenberg, quienes previo al inicio de la misma debieron resolver un planteo de la defensa de Solís, a cargo de Mario Guedes, que buscó que los medios de comunicación presentes en la sala no tomen imágenes del imputado, una habitual jugada del defensor público en los juicios orales que se tramitan en la Justicia provincial.

El fiscal Gonzalo Iglesias fue el encargado de leer el acuerdo abreviado e el que además se hizo una pormenorizada descripción de los crímenes que cometió Solís en la vivienda de Monseñor Zazpe al 4100, en barrio Alfonso.

El ex agente penitendiario entró cerca de las 14 a la casa donde había vivido durante mucho tiempo. Allí asesinó a balazos a Aylén Tamara Soto -la hija de su ex- y la pareja de esta, Yoel Airaldi. Seguidamente, cuando su expareja, Mariela Noguera arribó a la vivienda, la abordó fuera de la casa, la abrazó y le disparó en dos oportunidades provocándole la muerte.

Por el quíntuple femicidio fue condenado Facundo Solís, un agente penitenciario.

El reguero de sangre siguió en una casa aledaña, donde vivía su ex suegra, la mujer, de nombre Generosa Carmen Loseco recibió un balazo en la cabeza y murió. De allí Solís se fue a lo de su ex cuñada, Sonia Isabel Noguera, otra de sus víctimas fatales. En dicha propiedad el atacante hirió en el brazo a Franco S, con un disparo en un brazo.

Cercado por vecinos el hombre se atrincheró para luego entregarse a la policía.

El juicio abreviado colocó a Solís como autor penalmente responsable del delito de “homicidio calificado por el empleo de arma de fuego; por el vínculo; y por ser perpetrado por un hombre en contra de una mujer mediando violencia de género”, por el femicidio de Mariela Noguera.

A su vez declaró la autoría de los cuatro “homicidios calificados por el empleo de arma de fuego y por ser realizados con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la cual se ha mantenido una relación de pareja”, conocidos popularmente como “femicidios vinculados”.

Por último, se hizo cargo del ataque armado que sufrió el hijo de Sonia, el único sobreviviente de la masacre, tras asumir el delito de “tentativa de femicidio vinculado”.






Comentarios