Un usuario del servicio eléctrico se comunicó con la prestadora de servicios porque no tenía energía y resultó que delincuentes habían bajado un transformador para robarle el cobre.

El hecho no solo llama la atención por la modalidad ya que no es para nada sencillo tirar al piso un equipo que está en lo alto y de ese peso sino que es el segundo robo similar en cuestión de días en la zona rural.

En este caso el transformador de la cooperativa Cecsagal estaba en el tendido eléctrico en calle 4 y A en General Alvear. Mientras que el lunes sucedió lo mismo con un equipo de Edemsa en la ruta provincial 200 y calle Sánchez en Jaime Prats y si bien es un distrito sanrafaelino, es vecino de Alvear.

El equipo quedó inservible. Gentileza Cesagal

El costo de un transformador es variable de acuerdo al tamaño, pero en este caso ronda los $400.000.

El atraco fue descubierto en la noche del miércoles cuando el dueño de una finca fue a regar y se comunicó con la distribuidora porque no tenía energía en la propiedad.

Cuando arribó la cuadrilla de guardia de la cooperativa se encontraron con el transformador en el piso.

“Es muy probable que le hayan tirado a los cables alambres o cadenas de bicicletas, que se usa mucho, para hacer volar los fusibles y cortar la energía. Después parece que han usado un caño y palos para hacerle palanca y tirarlo al piso”, comentó uno de los operativos de Cecsagal.

De acuerdo al empleado “para abrir la tapa han tenido que sacar más de 50 tornillos, después le tiraron el aceite y le quitaron el núcleo del transformador, las tres bobinas con cobre (que pesan en total unos 100 kilos). Esto que quedó no sirve más, es solo un tacho de chapa”, afirmó.

Si bien en el hecho del lunes en Jaime Prats la Policía detuvo a dos personas, en Cecsagal tejen la hipótesis que hay una banda detrás de estos robos y no son de la zona. El cobre nunca fue recuperado. Además, más allá de los límites geográficos entre Alvear y San Rafael, el radio de acción de los delincuentes es relativamente cercano.

También están convencidos que el robo del transformador en calle 4 y A ocurrió un par de días atrás aunque recién se descubrió el miércoles por el agricultor que fue a regar.

“Ese lugar está muy solo, es una zona toda de fincas y no hay nadie estable, no vive nadie por ahí salvo cuando van a la finca, como ocurrió en este caso”, comentaron.

La denuncia ingresó en la Comisaría 14 de General Alvear.