El borracho había llamado al 911. Hubo un intenso operativo para encontrar el supuesto cadáver.


La Policía junto con la fiscalía realizó un amplio despliegue para capturar a un hombre que llamó al 911 y aseguró que había asesinado a la ex esposa.

En la comunicación telefónica el supuesto asesinó afirmó que pretendía entregarse sin oponer resistencia.

Además de atrapar al confeso homicida, los efectivos se abocaron intensamente a la búsqueda del cadáver que aparentemente estaba enterrado.

Sin embargo todo quedó en la nada cuando descubrieron que la llamada la realizó una persona que había estado bebiendo, publicó InfoYa San Rafael.

Como parte de las medidas que ordenó la fiscalía, el ebrio fue trasladado a la Comisaría Octava donde quedó detenido.

Según el portal informativo, el hombre no tenía heridas ni rastros de sangre pero desde la fiscalía ordenaron que le realicen pericias forenses para descartar cualquier indicio. Además le secuestraron el celular.

El hombre quedó detenido hasta que se aclare toda la situación.




Comentarios