No ilusionarse. No hay mayor caudal en los río, es solo un manejo de los embalses para producir más energía.


Con una década de crisis hídrica a cuestas, más de uno se asombró al ver que el embalse de Valle Grande está casi al máximo de su capacidad. Y lo mismo ocurre con el dique Los Reyunos.

Según los datos del Departamento General de Irrigación, al 30 de julio Valle Grande se encuentra al 97% de su capacidad con 133 hectómetros cúbicos sobre un total de 137 hm3.

En el caso de Los Reyunos, el dique acumula 243 hm3 lo que representa el 94% de los 257 hm3 que puede almacenar.

Sin embargo esta situación dista mucho de un mayor caudal en los ríos Atuel o Diamante que haga ilusionar con el fin de la crisis hídrica.

Se trata de un manejo de los embalses que realizaron las empresas hidroeléctricas Hinisa e Hidisa para aumentar la capacidad de producción de energía. Operación que está permitida por Irrigación.

Es normal que en invierno muchos de los diques en el país queden prácticamente vacíos para realizar limpieza por lo que desde la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) le solicitan a las centrales que continúan operativas que incrementen la cantidad de energía que envían al sistema interconectado nacional para compensar el faltante y atender la demanda.

Es por eso que la situación de Valle Grande y Los Reyunos contrasta con lo que ocurre en los embalses Agua del Toro, que está al 33% de la capacidad, y El Nihuil con el 32% de almacenamiento.



Comentarios