En medio de las protestas por la modificación de la ley 7.722, que regula la actividad minera con sustancias contaminantes, el superintendente general de Irrigación, Sergio Marinelli descartó que el cianuro que se utilice para la minería pueda llegar a los cultivos o a las casas particulares.

"Escuchaba que la gente tiene miedo de que saliera agua con cianuro de la canilla. No hay posibilidad que esto suceda, tanto por los controles que se hacen como la distancia de las minas a las zonas pobladas", dijo.

Además, Marinelli hizo hincapié en la falta de conciencia con respecto al cambio climático y al desperdicio de agua que se hace en Mendoza.

"Nadie habla de la escasez que se va a producir por el cambio climático en una provincia que somos un desierto. La mitad de agua se desperdicia porque se usa mal o no se utiliza. Hay una necesidad de ser más eficientes para poder avanzar. En el Valle de Uco hay proyectos frenados por falta de agua", afirmó.

Según Marinelli, en el rubro de la minería, Irrigación convocó a especialistas "para que las falencias de la ley no las tenga una resolución" tomada por este ente.

"Esta nueva resolución contempla las seguridades y prevenciones no sólo en el proceso de explotación, sino también en el riesgo de la actividad y sus residuos", concluyó.