Hasta el momento nada indica que la joven que apuñaló a su bebé recién nacido haya sufrido un ataque sexual.


La fiscal que investiga el asesinato del bebé recién nacido a manos de Antonella Soledad Godoy, su mamá, no encontró indicios que indiquen que la joven de 19 años fue víctima de abuso sexual.

Desde que tomó el caso, Ivana Verdún abrió distintos frentes en la investigación para no dejar al azar ninguna hipótesis que pueda explicar porque Godoy tomó la brutal decisión de apuñalar una docena de veces a su bebé después de dar a luz en el baño de la casa.

El crimen ocurrió en la madrugada del 12 de mayo en Libertad al 800 de General Alvear.

Con la investigación en pleno proceso, fuentes judiciales revelaron que hasta el momento “no hay nada que indique que sufrió un ataque sexual”.

En tanto el otro aspecto importante que busca profundizar la fiscalía es la parte psicológica de imputada por homicidio agravado por el vínculo.

Las pericias que incluyeron a los expertos del Cuerpo Médico Forense de Mendoza continuarán por un tiempo más.

Actualmente hay seis peritos, entre ellos dos propuestos por la defensa, que están abocados al caso.

En cuanto a las testimoniales que tomó la fiscal, los familiares en primer término y luego las amistades y personas que pudieran conocerla o tuvieron algún contacto con ella en alguna oportunidad fueron citadas a declarar y en todos los casos hay una frase que se repitió, nadie sabía que estaba embarazada.

Mientras tanto, el tribunal le otorgó la posibilidad de esperar el juicio en la casa, ya que recibió el beneficio de la prisión domiciliaria, monitoreada por una pulsera magnética.

Igualmente deberá esperar unos días más en el penal de San Rafael donde está alojada hasta que verifiquen las condiciones de domicilio en que estará recluida.




Comentarios