Uno de los sectores más afectados a raíz de la pandemia provocada por el covid-19 fue el turismo. Aún así, nuevos emprendimientos surgieron en medio de toda la inestabilidad.

Entre ellos se encuentra el Parador Punto Alquimia, creado por el matrimonio de Maria José y Cesar, junto a su hijo de 7 años, Felipe. Pensado como en emprendimiento netamente familiar, donde todos participan, buscan ser una alternativa para el turismo local.

La familia de tres charló con Vía San Luis para contar un poco más de detalles sobre su pequeña empresa. Desde el primer momento destacaron trabajar en las artesanías y regionales para los turistas que visitan el Trapiche, comenzando hace 11 años atrás.

“Debido a la imposibilidad de trabajar con el turismo (por la pandemia), buscamos una alternativa que nos permitiera trabajar con la gente local y de la zona. Así nace Punto Alquimia”, contó Cesar.

La familia, parte central de Punto Alquimia

“Disfrutamos mucho trabajar en familia”, destacó Cesar. Su principal equipo incluye a su esposa y su hijo de 7 años, la familia es una de las partes integrales de su emprendimiento.

La edad del pequeño Felipe no frena que sea parte del parador. “A pesar de su corta edad, está siempre a nuestro lado acompañándonos y ayudando en todo lo que está a su alcance”, detallo su papa Cesar.

El ambiente acogedor es lo que atrae a las personas de la zona.

Además ellos quieren recibir a las familias de la zona, ofreciendo, además de cerveza tirada artesanal y picadas especiales con productos exquisitos, opciones para los más chicos también.

“Parador Punto Alquimia, Cerveza y Picoteo”, ubicado en la localidad de Rio Grande, busca ser el lugar para los turistas locales, destinando para todo aquel que quiera disfrutar de un entorno natural, acogedor y familiar.