Los cines son una de las pocas actividades que no vieron ninguna flexibilización desde la llegada de la pandemia al país. Si bien otros rubros comenzaron a trabajar hace ya tiempo, los cines aún continúan cerrados en San Luis y en otras provincias.

Por esta razón, durante la jornada de este miércoles los trabajadores de San Luis expusieron que están en estado de alerta y movilización. Se hicieron presentes en sus puestos de trabajos para exponer lo que están viviendo.

Llevan diez meses sin poder trabajar y solo cobran el 25% de su salario, además de la ATP (Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción) que recibián gracias a un decreto nacional, la misma finalizó el último día del mes de diciembre. Cabe destacar que, los empleados tampoco han cobrado el último aguinaldo, ya que no se pagó y el de julio fue abonado en cuotas.

La situación afecta de manera directa a los trabajadores de los 2 cines con que cuenta la provincia. Las salas del cine Fénix en Villa Mercedes ( 6 empleados) y Cinema Center en la capital (que tiene 17 personas).

Por su parte desde el Sindicato de Trabajadores del Espectáculo Público de San Luis, informaron que el martes, hubo una reunión nacional con la Cámara de Cine para hablar del problema, pero no se llegó a ningún acuerdo. La charla tuvo lugar después de que la Nación publicara en el Boletín Oficial el protocolo para la reapertura de las salas

Si bien en algunas provincias ya se habilitó la funcionalidad de salas como en Córdoba, Chubut, Mendoza, Jujuy, Entre Ríos y Santiago del Estero, todavía falta que las cadenas consigan autorización en el resto del país.

El protocolo nacional establece que podrán abrir con capacidad al 50%. Con la obligación de sanitizar las salas antes y después de cada función. El uso de tapabocas será obligatorio, tanto para quienes asistan como para quienes trabajan en el lugar.

Piden por la reapertura de los cines en San Luis. El protocolo de reapertura exige una ocupación del 50% y sanitizar las salas antes y después de una función.(Infobae)

También se dispondrá de “burbujas sociales”, en las que compartan espacios las personas que concurran juntos al establecimiento. Estos grupos no podrán superar las seis personas.

Cada complejo estará a cargo de sus horarios en base a su propio cronograma.

Fuente: El Chorrillero.