Una puntana había sufrido durante años violencia de género por parte de su ex pareja. Por el maltrato del hombre dejo de funcionar uno de sus riñones. Por motivos económicos busco ayuda en el Ministerio de la Mujer en San Luis para una operación en Córdoba, pero le negaron la solicitud.

//Mira también Aprobaron la Ley de Gestión Menstrual Sostenible en San Luis

La víctima tiene 50 años y por una discapacidad presentada luego de perder su órgano no puede conseguir un trabajo formal sus únicos ingresos son una pensión. Debido a esto la mujer no tiene la posibilidad de pagar por su cuenta la intervención.

Con la esperanza de encontrar una ayuda asistió a la secretaría de la Mujer, Equidad y Género. “Me dieron tres mil pesos y me dijeron que no molestara en seguir solicitando porque no están para ayudar en eso”, comentó la mujer.

Desde el ente público tampoco le facilitaron un botón antipánico. “Estoy con un tratamiento médico muy costoso y la obra social solo se hace cargo de una parte”, añadió.

La mujer es dependiente de una máquina para respirar, tuvo dos tromboembolismos pulmonares y la semana pasada le diagnosticaron fibrosis muscular. Asegura que el riñón que le queda puede en cualquier momento puede dejar de funcionar. Así mismo, pasaría a las diálisis hasta que llegue el trasplante.

La mujer sufrió violencia de género durante 20 años y el estado nunca la ayudó.Imagen ilustrativa

Vivir con miedo

La victima vive con el miedo de que su ex pareja pueda volver a golpearla. “Trato de no salir a la calle sola, vivo encerrada, no me parece justo estar así. Él, pasa en bicicleta por el frente de mi vivienda”, manifestó.

//Mira también Un puntano se convirtió en millonario luego de ganar el Loto

Ella confirma haber realizado el protocolo de manera responsable. Realizó 20 denuncias, entre ellas ordenes de restricción que el agresor no respetó. “La Policía lo encontró varias veces dentro de mi casa, pero ni siquiera lo llevaban detenido, sólo le decían que se retirara”, señaló.

“La causa se archivó hace unos meses atrás, en febrero, por eso la medida de restricción de acercamiento que tenía, ya no existe. No valgo como persona, eso es lo que siento”, concluyó.