Este fin de semana la Unidad Regional de Orden Público, sorprendió a 67 personas en tres festejos clandestinos realizados en la ciudad de Villa Mercedes. Dos fueron en viviendas particulares y el restante, en una estación de servicio YPF.

En la primera vivienda los agentes sorprendieron a 42 personas y cuatro de ellas menores. El dueño de la casa aseguró que se trataba de una reunión familiar. Como el joven no autorizó el ingreso de la Policía, la jueza Correccional y Contravencional 2 de Villa Mercedes, María Antonela Panero Magnano, ordenó que todos los asistentes salieran de la casa y fueran notificados del inicio de una causa judicial por infracción al Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) dispuesto para evitar la pandemia de COVID-19.

En el segundo procedimiento fueron sorprendidas 19 personas y fueron notificadas en la vereda del inicio de una causa que está bajo la órbita del juzgado a cargo de Panero Magnano, por infracción al DNU. Además, los agentes secuestraron diversos envases de bebidas alcohólicas, gaseosas y energizantes. El organizador de la fiesta, de apellido Chávez, explicó que se reunió con sus amigos a escuchar música y a beber alcohol.

En cuanto a la reunión en la estación de servicio, se trató del festejo de cumpleaños de uno de los empleados. Identificaron a seis personas, a quienes también les labraron actas por infracción al DNU.