Una comitiva sanluiseña integrada por la intendenta de Renca, Romina Peralta; su secretaria de Turismo, Yamila Vogt; la diputada provincial Eva Morel; la senadora por Pueyrredón, María Angélica Torrontegui; la jefa comunal de Papagayos, Myriam Escudero, y el párroco Federico Kunz; le llevó al Papa una réplica del Cristo de Renca a la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

El encuentro fue el miércoles 27 luego de la habitual audiencia que el Papa brinda a los fieles ese día de la semana. Luego el sumo pontífice se mostró feliz por el aporte y dialogó con la delegación puntana a la que además bendijo.

Una comitiva le entregó al Papa una réplica del Cristo de Renca.

Según informó la ANSL, comunicarán desde Roma en qué lugar colocarán la imagen del Cristo de Renca para que otros fieles puedan visitarla y conocerlo.

"Fue un momento muy emotivo tanto para mí como par el grupo. Estar frente al Papa que nos expresó su gratitud hacia el pueblo de San Luis fue maravilloso. Sabía todo sobre el Cristo de Renca y sobre San Luis, fue muy gratificante. En los próximos días sabremos dónde colocarán la imagen y se lo podremos contar al resto de los sanluiseños que viajen a Roma", expresó Peralta y remarcó que: "Nos dio mucha paz compartir ese momento con el Papa. Lo más importante fue que nos dio su bendición no sólo para Renca, sino también para el resto de San Luis. Eso nos llenó el alma".

Por su parte, la senadora María Angélica Torrontegui, dijo que: "Fue una misión conmovedora. Para mí, ir en representación de la provincia junto a la intendenta fue algo sorpresivo. El Papa es un líder mundial muy importante, pero tenerlo tan cerca, transmitirle los saludos de nuestro gobernador, Alberto Rodríguez Saá, quien compartió con Jorge Bergoglio cuando trabajaban en la Universidad de El Salvador, hace años en Buenos Aires. Ese saludo que tuve el honor de transmitir fue maravilloso. Francisco recibió esos saludos con gran calidez y humildad. Destaco la humildad que trasciende, él es humildad. Fue una experiencia enorme que agradezco a Dios, al gobernador por confiar en mí, y a la intendenta Peralta por permitirme acompañarla. El gesto de impartir la bendición para el pueblo de San Luis me conmovió".

"Fue una experiencia maravillosa, no se puede describir con palabras. Fue una emoción muy grande porque el Papa irradia tanta paz y nosotros que llevábamos al Cristo de Renca, que es tan milagroso, nos sentimos muy orgullosos. Y el recibimiento, su paz, la paz que tiene Francisco nos llegó al corazón. Fue un verdadero orgullo sobre todo para nuestros pueblos, en mi caso Papagayos donde hacemos la novena para nuestro Señor de Renca, ser una integrante de esa comitiva. Fue una experiencia maravillosa", destacó la intendenta de Papagayos, Myriam Escudero.