Héctor Núñez advirtió que la docente murió después de la hora que figura en la autopsia.


A más de seis meses de la muerte de Mónica Ramos y luego de múltiples parates en la causa, sigue la investigación para esclarecer lo que ocurrió el mediodía del 3 de marzo. La docente de 61 años recibió múltiples cortes, le incendiaron la vivienda y su vehículo estuvo desaparecido por un día.

Cinco días más tarde, Héctor Federico Núñez de 32 años quedó detenido como sospechoso del crimen. Su abogado, Ricardo Gutiérrez Esley volvió a ratificar la inocencia y apuntó contra el círculo íntimo de la psicopedagoga.

La autopsia determinó que el deceso se produjo por un shock hipovolémico. El abogado destacó que el fallecimiento de la mujer ocurrió estimativamente a las 13, y que las lesiones fueron con “ensañamiento” y el arma pudo haber sido “una chuza o cuchillo de carnicero”. Consideró que por las lesiones del cuerpo, no hubo intención de torturar, sino de matar.

El letrado contó que la semana pasada testificó un joven que el día del hecho había estado en la casa de la víctima. Era quien todos los mediodías le llevaba el almuerzo.

En su declaración dijo haber estado ese martes a las 13 en la casa de la psicopedagoga, y que mientras Ramos buscaba el dinero para abonarle, vio que iban sacando el auto marcha atrás.

Monica Ramos

Sin embargo indicó que no prestó atención sobre quién manejaba aunque mencionó que en la parte trasera no iba nadie: “Sale el auto, viene la maestra, me paga y salgo”, dijo el abogado que así lo reflejó en la declaración.

Teniendo en cuenta esto, Gutiérrez Esley planteó que el vehículo “no fue robado como se dijo en un comienzo”, y apuntó al círculo íntimo de la docente: “Amplía mi hipótesis de que fue mínimamente a instancias muy conocidas, gente de la confianza de Mónica”.

Auto de Mónica Ramos

“Si hay móviles, hasta ahora ninguno lo toca a mi defendido”, afirmó, y tuvo en cuenta que las pericias hallaron conversaciones en “tono amoroso” entre el ex marido y la empleada de Ramos.

Del mismo modo, advirtió que la hora de muerte no fue la que precisó la médica forense Marcela Gómez, “teniendo en cuenta que en ese momento estaba el joven de la comida en el lugar”.

“Vamos viendo que Núñez no tiene nada que ver. No hay pruebas. Nunca tendría que haber sido detenido”, subrayó.

Respecto a las filmaciones que lo registraron pasando en varias oportunidades por el frente de la casa de Ramos, señaló que “vivía en cercanías” y que era el camino que hacía para ver a su novia.

El abogado también hizo referencia a las demoras en la causa y en la obtención de resultados de las muestras que hallaron debajo de las uñas de Ramos: “Era lo primero que debían enviar a analizar y fue lo último”.

“La instrucción policial es absolutamente incompetente. Y la fiscalía tiene que instruir, pero no ha hecho nada”, criticó.

Finalmente mencionó que hará que Núñez declare ante el juez Marcos Flores Leyes “antes de que estén los resultados de ADN”.


En esta nota:

Justicia Policiales


Comentarios