Hubo alrededor de cuarenta vehículos y se cumplieron con los protocolos previstos.


El domingo fue la primera función realizada en plena pandemia y pensada para ofrecer un espectáculo familiar sin aumentar el riesgo de contagio de coronavirus.

Hubo algunos sobresaltos técnicos que demoraron el comienzo de ‘Coco’, el título escogido para el estreno. Sin embargo, mientras los resolvían, los funcionarios del Municipio ofrecieron algunas sorpresas para los ocupantes de los casi cuarenta vehículos que se estacionaron en el predio del Complejo Nativista “Héctor Aubert”.

“Esto es muy bueno para la ciudad y faltaba algo así. Me pone muy contento porque nunca estuvimos en un autocine”, expresó Jorge Gerry, uno de los espectadores al volante. Marisa Ledesma, otra espectadora, también dijo que era la primera vez que veía una película sobre ruedas. “Es algo muy lindo porque nunca lo habíamos experimentado, sobre todo en esta pandemia; es una forma de divertirnos. Trajimos los pochoclos, la gaseosa, todo”, contó entre risas.

El protocolo delineado empezó mucho antes de la llegada al museo. Los inscriptos fueron divididos en tres tandas y cada una se integró a un grupo de WhatsApp, en el que les informaron todas las medidas de prevención que debían tener en cuenta durante la función. Además, les asignaron horarios de ingreso diferentes, para evitar aglomeraciones en los alrededores del recinto.




Comentarios