Dos profesoras de distintos niveles educativos nos cuentan el esfuerzo que hacen día a día para educar durante la cuarentena.


Si bien comenzó el receso invernal, es muy importante que conozcamos cómo fue el trabajo de los docentes durante estos meses de aislamiento obligatorio por el COVID-19. Dos docentes de nivel primario y secundario le comentaron a Vía San Luis como fueron sus experiencias.

“Nos ha tratado bien, nos permitió enseñar diferentes cosas” comentó Fabiana Pedernera, docente de nivel primario de la escuela N°109, en la cual enseña a séptimo grado A y B.

Fabiana nos contó que comenzaron realizando un relevamiento para ver como iban a trabajar. En un principio se manejaron a través de grupos de difusión por whatsapp, en donde propusieron los horarios de clase y las materias que iban a enseñar cada día. Allí enviaban un archivo en formato PDF para que sus alumnos pudieran imprimirlo y luego pegarlo en una carpeta.

Días despúes innovaron una plataforma virtual, lo más sencilla posible ya que los chicos o papás no sabían como abrirla o como trabajar en ella. “Fuimos aprendiendo y por suerte la escuela nos capacitó”. Ahora trabajan a través de Classroom pero también siguen enviando los materiales vía whatsapp, por lo que no todos los alumnos tienen wifi en sus casas y a veces no pueden acceder a la plataforma.

Uno de los problemas que tuvieron fue la falta de dispositivos. Muchos de sus alumnos no tienen computadoras y los trabajos los realizan a través de sus dispositivos móviles por lo que esto dificultó a que varios tuvieran sus tareas al día.

Asimismo, la docente nos informó que creó un mail para que los chicos le hagan las devoluciones de los trabajos ahí. “Nos organizamos bastante bien y los chicos por suerte se adaptaron rápido” agregó Fabiana.

Patricia Saéz, docente de nivel primario del Centro Educativo N°10, nos comentó que tuvieron mucho apoyo por parte de la institución pero también tuvieron que poner muchos recursos propios, como tener a disposición sus casas en el caso de que alguno de los chicos necesite algo. 

“Ha sido una experiencia positiva en muchos aspectos, nos hemos acercado más a las necesidades de las familias” comentó Patricia.




Comentarios