Después de los fuertes reclamos estudiantiles, el intendente Sergio Tamayo aceptó retomar el programa del boleto gratuito para los alumnos durante el ciclo lectivo, sin embargo la medida ya no tendrá el carácter universal y solo alcanzará a los estudiantes que asisten a escuelas o universidades públicas.

En el discurso de apertura de las sesiones ordinarias en el Concejo Deliberante, el intendente capitalino anunció el envío de un proyecto para implementar nuevamente el boleto estudiantil gratuito (BEG) que estaba suspendido desde diciembre pasado.

Sin embargo no será para todos y los alumnos deberán cumplir con ciertos requisitos o perderán el beneficio.

Cada beneficiario contará con dos pasajes diarios de lunes a viernes y para los que asistan a entidades con doble jornada podrán disponer de cuatro pasajes diarios.

Podrán acceder al boleto gratuito los alumnos del nivel primario y secundario que sean regulares y la familia se encuentre en "situación de vulnerabilidad socioeconómica".

"Se entenderá que un estudiante se encuentra en dicha situación cuando los ingresos totales del grupo familiar al que pertenece no superen el valor equivalente a dos salarios mínimos, vitales y móviles", especifica la ordenanza.

En el caso de los universitarios, tendrán que acreditar la regularidad con un certificado emitido por la casa de altos estudios pública a la que asista. Además la persona debe vivir a más de mil metros del establecimiento educativo.

La tarjeta tendrá un carácter intransferible y si se detecta un uso irregular "se suspenderá" el beneficio por todo el resto del año.

El artículo 8 de la ordenanza faculta al intendente Tamayo a “conceder excepcionalmente” la asistencia gratuita a quienes “sin cumplir con todos los requisitos, puedan ser considerados como beneficiarios por su estado de fragilidad socioeconómica”.