También mantuvo cautiva a la hija de la víctima, una nena de 8 años. El calvario duró 9 meses. Fue en San Luis.


La Cámara Penal Nº 1 de San Luis condenó a Rodolfo Daniel Gómez a la pena de 25 años de prisión por los delitos de “privación ilegítima de la libertad, agravada por haberse cometido con violencia y amenazas, abuso sexual con acceso carnal agravado por haber causado grave daño en la salud de la víctima y lesiones graves“, en perjuicio de su ex pareja Erika Tévez y su hija de 8 años.

Así lo informó el juez José Luis Flores, integrante de la Cámara Penal, quien señaló que el condenado fue trasladado a la Penitenciaría Provincial.

El magistrado aseveró que para la Cámara Penal quedó acreditada la privación de la libertad contra la mamá y su hija y también los abusos y violencia que ejerció Gómez contra quién fuera su pareja.

Gómez era agente penitenciario y el hecho por el que fue juzgado sucedió en junio del 2017.

Erika Tevez denunció en ese momento que el hombre, de 40 años, la sometió a un cautiverio de nueve meses junto a su hija menor de edad en el domicilio que compartían sobre la calle Constitución al 1300, en la capital puntana.

La mujer logró escapar e inmediatamente se dirigió a dependencias policiales para denunciar lo sucedido.

En sede policial y judicial comprobaron que Erika Tevez presentaba un cuadro de desnutrición, una de sus piernas quebrada y marcas de quemaduras de cigarrillo.

En la vivienda de Gómez la policía secuestró armas, droga y municiones.




Comentarios