Las futuras mamás exigen que estén los profesionales necesarios porque cada vez que entran en trabajo de parto deben viajar 200 kilómetros o más.


“Panzas que hablan” es el grupo de madres que sigue reclamando su deseo de poder parir en el flamante “Hospital Madre Catalina Rodríguez”, de la Villa de Merlo en San Luis, cerca de su familiares y sin correr los riesgos de que cada vez que alguna embarazada entra en trabajo de parto debe viajar kilómetros en ambulancia -muchos bebés nacen en ellas – hacia la Maternidad “Teresita Baigorria” en la capital puntana o hacia Villa Dolores, Córdoba.

Las mujeres embarazadas hace meses que mantienen su reclamo para que el Gobierno de San Luis brinde los recursos necesarios para sostener un parto.  La Colectiva Feminista Comechingona es quien encabeza la iniciativa y hasta el momento ya ha reunido más de 200 firmas.

Son alrededor de 180 las mujeres de la Villa de Merlo que dan a luz por año y todas lo hacen lejos de casa, de su familia e incluso de sus otros hijos debido a que el Hospital “Madre Catalina Rodríguez” no tiene los recursos médicos para brindar una asistencia segura. Sin contar además que cada una de estas mujeres deben tener un dinero extra para poder estar en otro lugar.

Según informó El Chorrillero, las mujeres califican la situación como “extrema” y “alarmante”, es por eso que juntaron firmas para “ser escuchadas” por el Gobierno de San Luis y que se “arbitren los medios necesarios”. 

El petitorio está acompañado por una nota dirigida al gobernador de la provincia, Alberto Rodríguez Saá, donde explican los inconvenientes y piden por una “pronta resolución en temas concerniente a las salud sexual y reproductiva”.

También está dirigida a la ministra de Salud, Silvia Sosa Araujo y a la directora del flamante Hospital, Rosa Dávila.

Florencia Koc Hansen explicó a qué se enfrentan las mujeres que esperan a sus hijos en la localidad: “Tenemos un hospital hermoso, pero hay quienes están en trabajo de parto y son derivadas a más de 200 kilómetros para parir. Eso atenta enormemente contra los derechos básicos humanos” y reveló que hay casos en los que días previos de dar a luz, “alquilan” una casa en Villa Dolores, Córdoba, para luego ir un centro médico y ser recibidas correctamente.

Koc Hansen añadió que en abril tuvieron una reunión con Dávila y ella les manifestó “la falta de anestesistas que hay a nivel nacional, y que esa es la razón de la problemática”.

Ante esta situación, Koc Hansen señaló que lo primordial es que el nuevo hospital que fue inaugurado hace mas de seis meses tenga un quirófano disponible, un anestesista que esté siempre de guardia y un servicio de neonatología.

De todas formas recordó que el nosocomio está “en una crisis general, porque el área de pediatría no funciona y los pacientes oncológicos manifestaron que tampoco responden a sus necesidades”.

El Parto Respetado que no se cumple en ningún hospital de San Luis

Además de ese reclamo, las mujeres hicieron hincapié sobre la Ley Nacional 25.929 que se refiere a garantizar un parto respetado y a la que la Provincia adhirió pero sin embargo no se cumple en ningún hospital de la provincia.

“Hoy no existe institución pública ni privada que implemente los parámetros indicados por la norma”, afirmó Koc Hansen.

Para ejemplificar la “grave situación” por la que pasan, contó un caso particular en el que una mujer entró en labor de parto de su cuarto hijo e intentó ser atendida por el Hospital de Merlo. “Cuando ingresó le dijeron que debía irse a capital pero que la ambulancia no tenía nafta por lo que optó por irse en su propio auto y pudo ser recibida. Luego de tener a su hijo solicitó ligarse las trompas de Falopio, pero los médicos se negaron” relató y añadió que “esto se soluciona con voluntad política pero tampoco queremos parir de cualquier manera, lo queremos hacer de forma digna, sin ser ultrajadas o violentadas”, culminó.

Via San Luis se comunicó con una ginecóloga, quien prefirió mantenerse en el anonimato, y aseguró que no hay ningún hospital ni publico o privado en San Luis que cumpla con la Ley Nacional 25.929. “Hay una falta de voluntad para cumplirla así como también infraestructura, ya que no hay salas de parto. Las mujeres paren en el quirófano”. 




Comentarios