La crisis en el comercio de San Juan parece no tener freno. Después del cierre definitivo de Falabella, ahora hay dos conocidas casas de electrodomésticos que atraviesan problemas económicos y 40 trabajadores que podrían quedar en la calle. Una es Ribeiro y la otra, Compumundo. Ambas firmas funcionan en el microcentro sanjuanino.

De acuerdo a la información que publicó Tiempo de San Juan, los empleados viven horas angustiantes al no saber qué va a pasar con sus puestos de trabajo. “La situación de Ribeiro es complicada. Venimos de sucesivas audiencias en las últimas semanas dado que la empresa no sólo ha vendido el inmueble que tenía en San Juan sino que trasladó toda su mercadería a sucursales de otras provincias que aún siguen operativas”, explicó Jorge Oribe, subsecretario de Trabajo.

Aparentemente la empresa le prometió a los empleados que venderían el inmueble con el fin de trasladarse a un local más chico. Pero con esto de que trasladaron toda la mercadería, los trabajadores 32 trabajadores que pertenecen a Ribeiro están preocupados. “Están expectantes por ver qué va a pasar con ellos y nosotros estamos a la espera a ver qué medidas toma el Sindicato de Empleados de Comercio (SEC)”, agregó Oribe.

La situación es igual de complicada en Compumundo, aunque las seis vendedoras y encargado siguen asistiendo al local. Sin embargo la orden es cerrar las persianas, es decir, no abrir el local. Por ahora no están vendiendo ni recibiendo mercadería. “Han recibido de manera informar, por mail, una propuesta para una posible indemnización pero bajo la modalidad de renuncia. Por esa situación vamos a celebrar una audiencia con el SEC para ver qué medidas se pueden tomar”, cerró el titular de la Subsecretaría de Trabajo.