La Policía busca a 11 presos que se fugaron durante las salidas transitorias. Eran 14 pero tres ya fueron capturados. La mayoría consiguió el beneficio durante el mes de diciembre, especialmente para las Fiestas. Este régimen le permite a los reos estar en libertad durante el día y retornar en horas de la noche al Servicio Penitenciario. Entre los prófugos, se encuentran dos temibles delincuentes: un homicida y un asaltante que fue condenado a 31 años de reclusión.

El 6 de enero el Juzgado de Ejecución Penal los declaró prófugos de la Justicia. Algunos cumplen condenas por hechos no tan graves pero hay otros presos que son considerados peligrosos, entre ellos Alberto Guillermo “El Chingolo” Naveda, condenado por un crimen y Maximiliano Javier “Monchiche” Barrera, un violento asaltante.

Naveda fue condenado a reclusión perpetua pero goza de las salidas transitorias tras cumplir más de la mitad de su pena. Este sujeto el 3 de abril del 2003 en el interior del barrio Walter Melcher, de Capital, asesinó a sangre fría a la contadora María Cecilia Herrera. La mujer estaba en su casa con su hija de apenas 40 días cuando Naveda y un cómplice entraron a robarle. Allí el condenado agarró de los pelos a la profesional, le apuntó con un arma en la nuca y disparó. Lo único que se llevaron los ladrones fue una videograbadora y la billetera de la víctima. En el 2004 él y su cómplice fueron condenados a reclusión perpetua.

Maximiliano Barrera está condenado a 31 años de prisión por robar y abusar sexualmente de sus víctimas.Tiempo de San Juan

Barrera es uno de los “jefes” dentro del Penal. Tiene un prontuario muy extenso, condenado por delitos como robo a mano armada, abuso sexual gravemente ultrajante, privación ilegítima de la libertad, amenazas y homicidio en grado de tentativa, informaron. Este sujeto se hizo conocido en el ambiente delictivo porque asaltaba en comercios del centro sanjuanino. Luego de robarle a las víctimas, las desnudaba y las sometía sexualmente. En el 2009 fue encarcelado y estaba condenado a 31 años de prisión.

Estos dos son los delincuentes con el peor prontuario. Por el momento, los esfuerzos de la Policía pasan por encontrar a los prófugos. Piden a la población que denuncien en forma anónima si ven a estos sujetos en la vía pública.