Tal como estaba previsto, una lluvia excepcional azotó gran parte del territorio sanjuanino en la madrugada de este lunes. Además de la tormenta, que despertó a cientos de familias por las magnitudes de los truenos y los rayos, las crecientes en los departamentos de Calingasta, Ullum y Pocito generaron pánico y graves inconvenientes.

Alrededor de las 5 de la mañana, las precipitaciones comenzaron a caer en la zona del Gran San Juan, pero las nubes ya habían descargado gran parte de su material horas antes, produciendo grandes crecientes en las zonas aledañas. Incluso, en Pocito granizó y se registró la bajada abrupta de agua por calles 11 y Aberastain, y también por calle 18. Además, se pudo saber que el Barrio Vella Vista fue uno de los más afectados ya que el agua ingresó al interior de las viviendas.

En Ullum las crecientes se registraron en Calle Giménez y alrededores y en las primeras horas de la mañana del lunes se estaban realizando relevamientos para poder determinar la magnitud de los daños ocasionados por las intensas lluvias.

Según los distintos servicios meteorológicos, las condiciones no van a cambiar al menos hasta el miércoles, y de hecho se espera que las precipitaciones aumenten con el correr de las horas, lo que podría ocasionar daños aún peores. Esto es un verdadero dolor de cabeza para quienes viven en zonas que ya están afectadas y también para las autoridades provinciales, que nuevamente tienen que salir a dar respuestas ante un desastre natural como fue el de hace un mes y medio con el terremoto de 6,4 que destruyó casas por completo.

En el recuerdo colectivo están las tormentas de febrero de 2014, que afectaron de manera grave también a Pocito y a otros departamentos que quedaron arrasados por el agua. Para quienes tienen en la memoria aquellos antecedentes, hoy cruzan los dedos para no volver a pasar por semejante tragedia.

Mirá los videos: