En las últimas horas, Javier Sosa quedó en libertad luego de pasar casi dos años preso tras haber estrangulado a su pareja, dejándola al borde de la muerte. En aquél momento, el changarín de Sarmiento creyó que la mujer había muerto producto de su ataque y se entregó a la Policía. Posteriormente fue sentenciado, aunque recientemente la decisión del juez de la Sala I de la Cámara Penal, Víctor Hugo Muñoz Carpino, fue únicamente declararlo culpable de cometer lesiones leves agravadas por el vínculo.

En un primer momento, se lo había acusado de homicidio en grado de tentativa. Ahora, y como el ilícito por el que se lo halló culpable ofrece una pena menor, el magistrado dio por cumplido el castigo, según informó Tiempo de San Juan.

Sosa estuvo preso desde el 23 de abril de 2019. Los hechos por los que se lo sentenció ocurrieron en el distrito sarmientino de Colonia Fiscal, en una casa abandonada situada sobre las calles Mendoza Vieja y Salvador María del Carril. Allí, discutió con su ex pareja y madre de uno de sus hijos y la tomó a golpes de puño en horas de la madrugada. Posteriormente, la agarró del cuello e intentó estrangularla hasta el punto tal de que la dejó desvanecida producto de la asfixia y hasta llegó a pensar que la había matado.

Como consecuencia de esto, se dirigió a bordo de su moto a la Seccional 8va en Villa Media Agua y allí contó lo sucedido. “Creo que maté a mi ex, necesito que me ayuden”, le habría dicho a una mujer policía. Por esta situación, Sosa fue detenido y cuando los efectivos llegaron al lugar de los hechos fueron advertidos de que la mujer había sido asistida y estaba en el hospital departamental.

Luego, la víctima radicó la denuncia contra su ex pareja después de recuperarse de la agresión física. Desde aquél momento el acusado quedó formalmente detenido luego de que el examen médico constatar las lesiones en la mujer.