Durante la tarde de ayer y mientras la policía realizaba un rastrillaje en la zona de Médano de Oro en la búsqueda de ladrones de transformadores de energía en un descampado fue hallado un cráneo, por lo que la Justicia tomó intervención en el caso para tratar de determinar su origen.

El fiscal Francisco Micheltorena, de la UFI Delitos Especiales se hizo presente en calle Cochagual al sur de la ruta 155 en el departamento de Rawson junto a su equipo y personal de criminalística donde procedieron a levantar los restos óseos.

Algunas fuentes ligadas a la investigación expresaron al Tiempo de San Juan que “el cráneo hallado no tiene olor, es de color muy blanco en un sector y marrón en otro ya que una pequeña parte estaba enterrada en la tierra”. Al presentar estas primeras características dicen que el hueso estaría hace mucho tiempo en la zona.

El cómo llegó a este lugar es el misterio. Vecinos de la zona expresaron que podría tratarse de un “macumba” o brujería y que fue dejado ahí después de hacer el rito correspondiente.

Por el momento los peritos se encuentran abocados a determinar la edad, sexo, antigüedad de los restos y probable causa de muerte. El fiscal destacó a La Provincia SJ que “Una vez que contemos con los informes, podremos tener datos más precisos pero a priori se trataría de restos antiguos”.

Cabe destacar que los investigadores hicieron uso de un dron para rastrear la zona pero “no se hallaron más restos óseos humanos. En la zona hay basura, maleza y muchos elementos semienterrados”, dijo. El cráneo estaba sobre una bolsa blanca que también se peritará.

Desde la Justicia informaron que los policías llegaron al lugar en medio de una investigación del robo de transformadores en la zona. En ello, siguieron rastros de aceite por la Ruta 155 a calle Cochagual. Al perder las pistas, buscaron un sendero y en ese recorrido, encontraron el cráneo. Estaba a 30 metros de la calle.