Sin lugar a dudas la pandemia de coronavirus no solo generó una gran crisis sanitaria en todo el globo sino que también trajo consigo problemas económicos. San Juan no es una excepción a esta regla y en este sentido se conoció la historia de Renzo Rodríguez, sanjuanino que tuvo que resignar parte de su capital para poder pagar deudas.

//Mirá también: La Pampa pide que se frene la construcción del Dique Tambolar y San Juan deberá presentar un informe a la Justicia

Según contó Rodríguez, propietario de Tierras Negras y de Don Francisco Catering, a Diario Huarpe, la situación es más que difícil: “Estoy sobrepasado con las deudas. Quiero salir adelante”, indicó. Es que, a sus 33 años, el empresario tuvo que poner a la venta varias pertenencias personales para poder saldar sus compromisos financieros que comenzaron a hostigarlo durante este tiempo pandémico.

El joven empresario tuvo que vender su camión. Según contó, no es una herramienta de trabajo que uno pueda comprar fácilmente después de venderla. Se tuvo que deshacer del vehículo que usaba para trasladar las cosas de su emprendimiento de catering. Como este sector no tiene mucha esperanza de repuntar o de reactivarse, decidió venderlo: “Tenía que echarle mano a algo”, sostuvo.

A Rodríguez se le complicó la vida en el 2020 y durante los primeros seis meses de este 2021. Al igual que todo el sector gastronómico, las consecuencias del avance del coronavirus fueron desastrosas. Él había decidido ampliar su negocio gastronómico, de hecho, estaba en plena edificación del salón de invierno, donde puso todos sus ahorros y sueños. “Me agarró sin un peso y me iba reponiendo con cada uno de los eventos”, se lamentó.

//Mirá también: Dramático: perdió a su esposo por coronavirus y ahora ella está en coma tras dar a luz su bebé

Finalmente, el emprendedor contó que actualmente cuenta con seis trabajadores que depende de él. “El sector nuestro ha sido el más golpeado por la pandemia. A mí particularmente se me cortó todo el trabajo, venía trabajando todos los fines de semana y mucho”.