En la madrugada del último sábado, un lamentable suceso ocurrió en el barrio Güemes, en Rawson, cuando un hombre falleció producto de un golpe que recibió por parte de su hijo. La víctima fatal se llamaba Ernesto José Vega, de 45 años, y por el momento el principal sospechoso de su muerte es su hijo Jonathan, de 22 años.

//Mirá también: Discutió con su hijo, recibió una trompada brutal y murió

El acusado de golpear y matar a su padre está detenido desde el último sábado a disposición del fiscal Adrián Riveros, de la Unidad Fiscal de Investigaciones de Delitos Especiales y quedó imputado en la causa por presunto homicidio. Tanto padre como hijo eran empleados municipales contratados en Capital y no tenían antecedentes penales, según informó Tiempo de San Juan.

Una de las versiones que manejan los investigadores es que tenían problemas de convivencia. El último viernes por la noche, mientras miraban el partido de fútbol entre Argentina y Uruguay, tuvieron el último altercado. Los Vega habían recibido a unos compañeros de trabajo en su casa de calle Pellegrini entre José Hernández y José Ingenieros. La información con la que cuenta el personal de la UFI de Delitos Especiales y los policías de Homicidios es que Jonathan mantuvo un altercado con uno de los invitados y que casi se agarran a las trompadas, incluso sostienen que podrían haberse producido algunos golpes. Este habría sido el detonante de la primera discusión entre Jonathan y Ernesto.

Cuando los invitados se marcharon, sólo quedó la familia Vega. Si bien no quedó claro qué fue lo que motivó el nuevo enfrentamiento, sí existe la certeza de que alrededor de las 2.30 Jonathan le dio una trompada a su padre en la boca y lo arrojó contra la pared, produciéndole una grave lesión en la parte posterior del cráneo. En ese momento, Ernesto se desvaneció y no se levantó más.

Una vez que llegó el equipo médico, constató que estaba sin vida. Según el informe forense que trascendió el domingo, Ernesto José Vega murió a causa de hemorragia cerebral producto del golpe en la cabeza. En definitiva, la víctima fatal presentaba la lesión en sus labios y otra en la nuca, ambas provocadas por el enfrentamiento con su hijo Jonathan.

//Mirá también: Perpetua para al asesino de Brenda Requena, la joven sanjuanina estrangulada y calcinada en 2019

Hasta el momento el único sospechoso, el hijo de la víctima, está detenido y los fiscales estudian qué imputación le cabría: por un lado homicidio simple y por otro la de homicidio preterintencional. Por cómo se dieron los hechos, la segunda es la más factible, ya que el joven no habría tenido la intención de matarlo.