Una empleada del Servicio Penitenciario Provincial sufrió acoso laboral y sexual y por este motivo el Estado fue condenado. Se trata de una asistente social que fue víctima de violencia laboral por parte de exautoridades carcelarias. La licenciada en Trabajo Social había sido nombrada jefa del sector en el que se encuentran alojadas las presas, una tarea para la cual no había sido preparada. Este habría sido uno de los tantos gestos de hostigamiento que sufrió la mujer.

//Mirá también: El mal momento que pasó Darío Barassi en una clínica tras hacerse una resonancia

Luego, un exdirector del establecimiento carcelario la habría acosado laboral y sexualmente. Además, la mujer pudo acreditar que padece un trastorno depresivo mayor y Anses determinó que tiene una incapacidad física y mental del 70%, por lo que se dispuso su pase a retiro con el 100% de su haber. Sin embargo, demandó al Estado por el daño que sufrió y la jueza Adriana Tettamanti condenó a la Provincia a pagarle una indemnización de poco más de un millón de pesos más intereses hasta que la sentencia quede firme. A la fecha, serían unos 2,3 millones de pesos.

Según publicó Diario de Cuyo, no hay antecedentes locales de un fallo contra el Estado de este tipo, más allá de que no es la primera sentencia por irregularidades en la administración pública. La resolución es de primera instancia, por lo que Fiscalía de Estado puede apelar. La demandante, cuya identidad se preserva, ingresó al Penal en 1994 como personal profesional y empezó en el Gabinete Técnico Criminológico. Por su buen desempeño, fue subiendo en el escalafón pero a pesar de no tener formación específica, fue nombrada jefa de la Unidad 3 de Mujeres, controlando a condenadas y procesadas. En este sentido, la demandante señaló que no sabía utilizar ningún arma de fuego.

//Mirá también: Video: sanjuaninos corrían picadas clandestinas, chocaron y volaron por el aire

Luego de varios pedidos, pasó por la Jefatura de Personal y de Sanidad, áreas que tampoco tenían vinculación con su título profesional. Posteriormente, quedó nuevamente a cargo de la Unidad 3, lugar donde sufrió mucha presión por situaciones con internos y su mayor pico de estrés. Pero esto no fue todo ya que también aseguró haber padecido acoso sexual por parte del exdirector del Penal, Nicolás Manrique.