Sin lugar a dudas la pandemia de coronavirus agravó la situación financiera no solo de los Estados provinciales sino también del Estado Nacional. Con una caída en la actividad que aún tarda en recuperarse, los recursos de la coparticipación también sintieron el coletazo. Según indicó Gerardo Torrent, secretario de Hacienda de San Juan, esta caída fue del 13%, aunque aseguró que a nivel provincial hubo un leve repunte en la recaudación.

//Mirá también: El IPV busca recuperar unas 200 casas por irregularidades y deudas

En diálogo con Radio Colón, el funcionario explicó: “En el primer cuatrimestre del año fue muy bueno en recursos de coparticipación, con una recaudación prudente pero levemente por encima de lo presupuestado. A partir de abril en adelante tuvo una amesetamiento de recursos por la coparticipación general de impuestos”.

Además, sostuvo que por la prórroga que el Gobierno Nacional dispuso para el impuesto a las ganancias, en julio se registró una caída de la recaudación: “Nos encontramos que comparando la recaudación de julio con junio fue una disminución de 1.300 millones de pesos que recibimos menos de coparticipación. Es un 13% de lo que habíamos percibido en el mes anterior. En el acumulado de estos 7 meses, se mantiene la diferencia leve por arriba, pero esta incidencia de julio hace bajar ese porcentual que llevábamos del 14% y 15% por arriba de lo presupuestado”.

//Mirá también: La oposición sanjuanina presentó un pedido de informe sobre el fracaso de la compra de vacunas del Gobierno local

Por otra parte, afirmó que en relación al periodo junio-julio, este mes la recaudación provincial registró un aumento del 8%, aunque destacó que “entre el 80% y 85% de los recursos de la provincia son por coparticipación”. En esa línea, agregó: “Lo que es positivo es que nuestra recaudación provincial no haya caído. El presupuesto nuestro fue elaborado con una pauta inflacionaria menor a lo que tenemos”. Por último, concluyó afirmando que en San Juan registran que la mayor morosidad se da en impuesto automotor e inmobiliario, que es del orden del 50% cada uno. Y que, además, en Ingresos Brutos es del 30%.