Un empelado del Instituto Provincial de Vivienda (IPV) de San Juan fue detenido por una presunta estafa de casas. El sujeto, que aún no fue identificado, habría falsificado la firma de la jefa del área para entregar tres viviendas que ya tenían dueños. Durante el martes se realizó una serie de allanamientos tanto en el domicilio del acusado como en las oficinas del IPV e incautaron varios archivos que comprometen seriamente al empleado.

"La denuncia la hicimos desde el propio Instituto cuando notamos una anomalía. El personal de División Defraudación y Estafas de la Policía ya recabó información para esclarecer este caso. Estamos apuntados a construir viviendas, a que las 60 mil familias que aún no tienen casas puedan tenerla en un futuro cercano, y que las mismas lleguen realmente a la gente que lo necesita", apuntó Juan Pablo Notario, interventor del IPV.

La supuesta maniobra fue descubierta cuando en un reordenamiento que hicieron en un barrio recién entregado descubrieron que una casa abandonada tenía puertas y ventanas nuevas. Por ese motivo le solicitaron la documentación al propietario, quien a los días se presentó en las oficinas del Instituto con papeles que constataron que tenía firma y sello falsificado.

"Nosotros salimos a recorrer los barrios y visitamos casa por casa, así sabemos quién es adjudicatario y quién es usurpador. Detectamos que una persona tenía documentación falsa, que estaba en una casa que no era suya, y terminó denunciando a un empleado. Dijo que pagó por el trámite", agregó Notario a Canal 13.

El empleado, quien utilizó sellos, firmas y expedientes para engañar a tres supuestos adjudicatarios, quedó detenido y a disposición de la Justicia. Ahora investigan si hay más casos.