El 20 de septiembre apareció en Chimbas el cuerpo de Carlos Luis Arena, un jubilado que había desaparecido luego de haber ido a cobrar. La única señalada por el crimen del anciano es Irma del Rosario Calivar, conocida en el ambiente delictivo como la viuda negra. La mujer se negó a declarar en la Justicia e insistió con la prisión domiciliaria. Su abogado defensor, Gustavo De la Fuente, dijo que es para cuidar a sus hijos que ahora están sin un mayor responsable que se haga cargo de ellos.

Arena fue encontrado muerto en un baldío tras varios días de búsqueda. Su familia denunció la desaparición del anciano luego de que fuera a cobrar al banco, cumpliendo con la rutina de todos los meses. Las pruebas cercaron a Calívar, incluso las cámaras de seguridad mostraron al jubilado con la mujer juntos caminando por la calle. La "viuda negra" tiene varias denuncias por sedar y luego robarles las jubilaciones a ancianos que reciben sus beneficios en una entidad bancaria ubicada por calle Las Heras, Capital. Ninguno de los otros robos terminó en homicidio.

Irma del Rosario Calivar, la "viuda negra".

"Ya hemos presentado este pedido en el juzgado y estamos a la resulta de la resolución", informó De la Fuente sobre la solicitud para que le otorguen la domiciliaria a su clienta. Sobre el por qué la mujer no declaró ante la Justicia, el abogado dijo que van a esperar tener todos los elementos probatorios, cuya recolección ahora se demora más de la cuenta por el coronavirus. "Vamos a esperar que estén todas las medidas probatorias para prestar declaración", cerró el profesional del derecho.

Ahora la justicia deberá determinar si Calívar puede recibir el beneficio de la prisión domiciliaria. La causa por el homicidio de Arena está siendo investigada por la jueza Gema Guerrero, quien se encuentra subrogando el Segundo Juzgado de Instrucción.