En una finca de Santa Lucía dos sujetos que aún no fueron detenidos violaron a una trabajadora sexual trans, de 18 años de edad. Los hombres se hicieron pasar por clientes y llevaron a la joven a una finca, en donde además de abusarla sexualmente la golpearon y hasta sacaron un hacha para amedrentarla. La víctima pudo escapar, logró ser asistida por policías. A casi una semana de realizar la denuncia, la joven agredida habló: "Pensé que era mi última noche", dijo.

El hecho sucedió el pasado viernes 16 de octubre. En la esquina de Mitre y Aberastain dos sujetos se hicieron pasar por clientes y le dijeron a la joven que querían contratar sus servicios. La mujer se subió a la camioneta y ahí arrancó las peores noches de su vida. En una finca la bajaron de los pelos del vehículo, le arrancaron la ropa y la violaron. Nunca dejaron de golpearla. En ese momento, vio como los sujetos bajaban de la camioneta un hacha y unos lazos. Pudo escapar pero pensó que la mataban. "Ellos gozaban viendo como me pegaban y se reían. Pensé que era mi última noche", le dijo a Canal 13 San Juan.

Al escapar le pidió ayuda al guardia de seguridad de un barrio privado, pero se la negaron. En el camino se encontró con un patrullero, que la llevó a la sede de la comisaría 5°, donde radicó la denuncia. Pero no fue sencillo porque tuvo que esperar horas hasta que los uniformados le tomaran la denuncia. "¿Tengo que estar muerta para que hagan algo?", les dijo al borde del colapso.

"Quiero que estos hombres estén donde deben estar y que la justicia se haga cargo", finalizó diciendo la joven agredida. Esta no sería la primera vez que estos sujetos actúan. Por el modus operandi, otras mujeres dedicadas al trabajo sexual aseguraron haber pasado por experiencias casi idénticas. La mayoría no denunció. La policía se encuentra investigando este caso.