Un joven de 18 años apedreó al patrullero luego de que la policía rescatara a su pareja en el medio de un episodio de violencia de género. El agresor fue juzgado por flagrancia, donde se lo condenó a pagar $4.000 en concepto de reparación simbólica y se le pidió que haga trabajo comunitario por tres meses. Al mismo tiempo, se suspendió el juicio a prueba por el término de un año.

A raíz del llamado de unos vecinos de la Villa San Agustín, del departamento Valle Fértil, rescataron a una víctima de violencia. Los vecinos informaron que en la zona escuchaban una fuerte discusión de pareja. Efectivos de la comisaría 12 se presentaron en el lugar. Fueron atendidos por una joven que ratificó que efectivamente estaba discutiendo fuertemente con su pareja.

El agresor seguía muy ofuscado y ante las preguntas de la policía, no bajaba los niveles de violencia.  Ante esto, la víctima decidió irse a la casa de sus padres, escoltada por el móvil policial hasta su lugar de destino. Al iniciar el recorrido, el muchacho salió del domicilio y le arrojó una piedra de importantes dimensiones al patrullero, rompiendo la luneta trasera del mismo. Afortunadamente no llegó a causar lesiones en ninguno de los ocupantes del vehículo.

Luego de esto, el joven agresor, salió huyendo a la carrera. Finalmente fue encontrado por los efectivos policiales intentando retornar a su domicilio. Previo a la detención, hubo episodios de resistencia.

El detenido y juzgado fue identificado como Matías Alejandro Baez, de 18 años de edad, a quien se le imputaron los delitos de daño agravado en concurso real con atentado y resistencia a la autoridad. Baez fue condenado, si en un año no vuelve a caer detenido, no ingresará a prisión.