El departamento tenía reservas para este fin de semana pero tras la detección del primer positivo y la resistencia vecinal decidieron dar marcha atrás.


Sólo un departamento rural de San Juan le abrió la puerta al turismo interno. Se trata de Calingasta, una de las pocas comunas de la provincia que no tenía casos positivos de coronavirus. Días antes de la habilitación, hubo una serie de manifestaciones de los vecinos, quienes no veían con buenos ojos que se habilitara la actividad. A esto se le sumó un caso positivo de coronavirus detectado en la localidad de Barreal el martes 6 de octubre en horas de la noche. El combo llevó al intendente Jorge Castañeda a dar marcha atrás. Ahora los prestadores turísticos deberán devolver el dinero de las reservas.

Al respecto, el jefe comunal le dijo a Diario de Cuyo: “Es una cuestión media titánica e improvisada, yo ya he dicho que no, el Gobernador me acompañó. Es probable que el hombre del caso positivo haya tenido contacto no sólo con gente de Barreal, donde vive y tiene el negocio, sino con gente de otras localidades. Por eso, más allá del rastrillaje en Barreal, se está haciendo la trazabilidad para ver en qué zonas hay que hacer controles. Es un trabajo largo. Imagínese que venga gente de otros departamentos, corremos el riesgo no solo de que haya contagios acá, sino en otros departamentos de la provincia”.

Calingasta fue el único departamento que le dio el sí a la vuelta del turismo interno. Los intendentes de Iglesia, Jáchal y Valle Fértil no acompañaron la iniciativa. Es por esta razón que Calingasta se convirtió en la única comuna rural que habilitó el turismo. Las reservas no se hicieron esperar y según informaron prestadores de la Cámara de Turismo de Calingasta, habían llegado al 70%. Todo el dinero deberá ser devuelto a quienes contrataron el servicio. En este departamento, 500 familias dependen de esta actividad económica. 




Comentarios