Un adolescente de 13 años de edad iba en su patineta a buscar las tareas del colegio por lateral oeste de avenida Circunvalación, Santa Lucía, cuando a la altura de calle Espejo subió las escaleras de la pasarela que se encuentra sobre la avenida se encuentra con un ladrón. Allí el sujeto abordó de frente al niño y comenzó a insultarlo, mientras cuatro cómplices lo rodearon. Uno de los agresores que se colocó detrás de la víctima le puso un cuchillo en el cuello, en tanto que el hombre que tenía de frente se apoderó de la patineta, arrebatandosela fuertemente de sus manos y le dijo que se fuera.

El hecho ocurrió en las pasarelas de la Circunvalación.

El adolescente salió corriendo a su casa, ubicada a pocos metros del lugar, y los agresores, por su parte, se fueron por la pasarela en dirección al lado oeste de la avenida. Al llegar a su domicilio, el niño le contó el violento episodio a su abuelo y juntos fueron en moto a recorrer el lugar. Al llegar al lateral oeste de Circunvalación y calle Boulogne Sur Mer el niño vio e identificó al sujeto que lo abordó de frente y le quitó su patineta. Asi es que el jovencito junto a su abuelo lo atraparon. Justo en ese momento, llegó al lugar un móvil policial de comisaría 5°, quienes ya habian sido alertados del hecho ilícito y procedieron a aprehender al sospechoso e identificarlo como Nahuel Eduardo Acosta.

El malviviente rompió una ventana del patrullero.

Por otra parte, una vez que Acosta se encontraba en interior del móvil policial, comenzó a golpear la puerta con los pies, pegando patadas al vidio, y sacó el cuadrante de la ventallina de la puerta derecha de atrás.

Con posterioridad, personal policial de la comisaría 29º se encontraba de recorridas en inmediaciones de zona, y ya sabiendo de lo ocurrido, observaron en cercanías del lugar de la aprehensión de Acosta, a un adolescente menor de edad que andaba en una patineta de las mismas características aportadas por la víctima, quién al ver a los policías arrojó la patineta y se fue corriendo.

De esta manera, se dio inicio al procedimiento especial de flagrancia por el delito de robo agravado por el uso de armas, y por ser cometido en poblado y en banda, daño agravado y violación a las medidas dispuestas para evitar la propagación de una epidemia en concurso real, en contra de Acosta.