La crearon dos hermanos universitarios. Los secretos de la delicia que se vende como pan caliente.


Una capa de carne, jamón, queso, lechuga, tomate, huevo y un pan exquisito. Estos vendrían a ser los ingredientes de la pachata, un sandwich típicamente sanjuanino que la rompe en los restaurantes y que se ha convertido con los años en un ícono de la gastronomía sanjuanina. Dos hermanos universitarios son los creadores de este plato. Se llaman Santiago y Fernando Morfil. Los dos contaron a Tiempo de San Juan como inventaron esta delicia que revolucionó la cocina local y el paladar de lso sanjuaninos.

Los creadores de la pachata, los hermanos Morfil.

En el 2010 los hermanos Morfil decidieron cambiarle el pan al típico lomo. Así nació la pachata en un local llamado Megastore, ubicado en Capital. A los dos años decidieron independizarse y abrieron el local Puesto 32. “Creamos un sánguche en un pan baguette, bien hecho de principio a final. ¿Qué pasaba? Vos antes te comías un lomito y tenías que ir mordisquéandole todas las orillas para llegar al centro, donde se juntaba la lechuga, el tomate, todo. Nosotros empezamos a hacer un sánguche bien hecho, que se pueda comer de punta a punta y más prolijo”, detalló Santiago.

Las pachatas se ganaron un lugar en el paladar de los sanjuaninos.

La carne se cocina a la plancha y cuando ya está armado todo lo demás, se mete en una pinza el sandwich en la carlitera, una especie de parrillitas dobles. Una vez que está tostado y crujiente, sale directamente para las mesas de los comensales. Las pachatas se consiguen en el mercado de los $180 a los $350 (dependiendo los ingredientes usados). 

¿Cuál es el secreto? “Siempre el mismo corte de carne, que es el lomo redondo. Lo cortamos nosotros con la máquina de fiambre. Este producto no se puede estandarizar como la hamburguesa. Si te toca una mala carne, no la podés vender. Hay que estar todo el tiempo encima”, indicó Santiago. Además, afirmó que “la onda es encontrar un equilibrio, que tenga bastante carne, que no esté flaco pero tampoco que tenga una bestialidad”, indicaron en conjunto los creadores.

En diez años las pachatas supieron hacerse un lugar en el corazón de los sanjuaninos. Ya sea por delivery o en los locales gastronómicos, los comensales se deleitan con el sandwich sanjua. 




Comentarios