El hombre tiene 72 años y está detenido en la cárcel de San Juan. El juez ya lo procesó por el grave delito.


Un anciano de 72 años que está acusado de violar a su propia hija y tener seis hijos generó polémica en la provincia de San Juan al solicitar la prisión domiciliaria. El hombre está detenido desde noviembre pasado, cuando estalló el aberrante caso, en el Servicio Penitenciario de Chimbas. El juez lo procesó por el grave delito y dispuso que continúe con prisión preventiva, sin embargo pidió volver a su casa amparándose de su avanzada edad.

El detenido –no se lo identifica para proteger a las víctimas- es un hombre viudo y pensionado que vivía en un departamento del Este de la provincia, donde ocurrió el horror. Su caso salió a la luz por la denuncia que radico en junio último una docente, quien sospechaba que dos de sus alumnas, de 11 y 14 años, sufrían abusos dentro de su hogar. El testimonio de esa maestra provocó que automáticamente se iniciara una investigación en el Segundo Juzgado de Instrucción.

Si bien las dos nenas no declararon en contra de su abuelo e incluso la madre tampoco habló sobre el tema, una tía mencionó la posibilidad de que su hermana era abusada desde hace años por su padre. Y hasta dijo sospechar que sus hijos fueran frutos de esos ultrajes. Conocido este testimonio el juez ordenó realizar las pruebas de ADN para conocer la paternidad de los 6 chicos.

Los resultados, que se conocieron cinco meses después, revelaron que el anciano era padre de al menos dos de sus nietos. Esto generó que la madre de los menores rompiera el silencio y confesara que desde su adolescencia era víctima de abuso a manos de su propio padre. Y hasta afirmó que sus otros hijos también nacieron producto de esas violaciones.

La situación del pensionado es complicada. Sin embargo, ya hizo un pedido formal a través de su abogado defensor para que le otorguen la prisión domiciliaria. Resta saber ahora qué opina el fiscal de la causa y si el juez le concede o no esa petición.




Comentarios